Panic. Calle Conde Duque

Estamos acostumbrados a comer pan malo. Pero claro, ¿cómo vamos a saberlo si es lo único que hemos probado? Es como cuando alguien dice: ¡He comido el mejor sushi de Madrid! y te preguntas ¿Comparado con qué?, ¿Cuál es su experiencia con sushis fuera de Madrid para saber que el considera el mejor llega a la excelencia del más “auténtico”?

Lo mismo pasa con el pan, confiamos en que lo que compramos en cualquier tienda del barrio o en la panadería de la esquina está bueno y es saludable y otorgamos nuestro “galardón al mejor pan” entre los que conocemos y hemos probado.
¿Puede haber algo mejor que el pan de la panadería de abajo? Si, Panic.
Todos los panes que hace Javier Marca, dueño de Panic, son de masa madre y recuerdan al pan de los pueblos (antes de que muchos de éstos cayeran en el uso de ingredientes industriales para agilizar la producción y ahorrar costes como lo hacen nuestras “panaderías” de barrio y supermercados). Son sabrosísimos y saben a lo que tiene que saber el pan: a pan. Duran alrededor de 5 a 7 días, tienen un saber un poco más amargo que el “normal”, tienen una textura más esponjosa y una cubierta más tostada.

Lamentablemente Panic no me pilla al lado de casa, por lo que no lo como todos los días. Pero cada vez que puedo me escapo al barrio de Conde Duque a por mi dosis. Cada vez que compro su pan mis mañanas empiezan con una sonrisa (no es coña, salgo de la cama porque sé que me espera una tremenda hogaza de pan en la mesa). Lo como en el desayuno, la merienda, cena… en 3 días tengo aniquilada la hogaza.