Ocho errores comunes al hacer pasta

Si eres amante de esta típica comida italiana, pero no todo el tiempo te sale como lo esperas, debe ser por omisión de algún detalle, pero no te preocupes, en este artículo te manifestaremos los errores más comunes cometidos por todos a la hora de preparar la pasta que tanto nos encanta, además de ello, estas demostraciones fueron incluso probadas por personas comunes y corrientes, las cuales dieron su opinión para dar veracidad a lo establecido a continuación.

Según Ivana Montalvo, secretaria de recepción en de la empresa Reparacion de frigorificos Madrid, uno de los errores más cometido por ella a la hora de preparar la pasta es el de utilizar una olla muy pequeña al momento de preparar vermicelli o alguna otra pasta larga, algo que es de suma importancia saber en este caso, pues el dejar la pasta en una olla pequeña conllevará a que no sea utilizada la cantidad de agua requerida y que como resultado terminemos con una pasta pegajosa y mal cocinada.

Según Sergio Colmenares, técnico jefe y total amante de la pasta, nos manifiesta que en ocasiones comete el error de no añadir sal al agua, y esto produce que la pasta no tenga la textura y el sabor adecuado.

Algo que Marta Duarte, recepcionista de cerrajeros 24h San Vicente del Raspeig no sabía hasta manifestarlo en este artículo, era que agregar la pasta antes de que el agua hierva de verdad, es un error fatal.

Agregarle aceite al agua es una disyuntiva creada en el mundo de la pasta, muchos cocineros lo hacen y otros no, ya que, con la cantidad de agua necesaria y el chequeo continuo de la pasta, no requieres del toque de aceite.

No revolver la pasta hará que quede una masa pegajosa, esto, junto con no cocinar la pasta el tiempo adecuado, harán la peor pasta del mundo.

Por último, muchos comenten el error de enjuagar la pasta con agua, lo que hace desaparecer el almidón por completo, el cual sirve para mantener la forma de la pasta, y si colocas salsa a la misma el almidón también te ayudara a que se conserve dicha salsa, la cual en ocasiones también se convierte en un error al colocar una salsa que no combine con la pasta.