Mercado de los Mostenses. Plaza de los Mostenses, 1 Madrid.

Detrás de la Gran Vía se esconde un secreto: El Mercado de los Mostenses. Todos sabemos que está allí pero casi ninguno de nosotros se molesta en hacer allí la compra o en recorrer sus pasillos para ver que las joyas que se conservan dentro. En los puestos se observa más presencia de casquería que en otros mercados, conejos recién cazados colgando del techo, un puesto de comida brasileña y uno de jugos de fruta recién exprimidos, así como una inmensa variedad de especias, productos chinos y latinoamericanos. Fui la semana pasada y y me volví loca al ver el surtido de pescados que había en una de sus pescaderías. Habían peces que no había visto nunca. ¡Qué deleite visual!

¿Tenéis pensado hacer una receta que incluya ingredientes difíciles de encontrar? Aquí los tienes seguro. Date una vueltecita y encontrarás de todo tipo de frutas y verduras.

Pero el deleite no es sólo al hacer la compra, lo mejor aún está por venir. Tenéis que subir al primer nivel del mercado, y encontraréis un bar como cualquier otro, aunque no lo es. Su nombre es Lili Xu, y si observáis detenidamente, veréis que tienen la carta a modo de fotografías colgadas del techo. Sé que hay una regla de oro de “no comer en sitios que tienen fotos en el menú”, pero las reglas están para romperse. Veréis platos peruanos y chinos como el Ceviche, Chicharrones de cerdo y de pescado, Papa rellena, Tamal, Tallarines salteados y Arroz con mariscos, entre otros. No solo son baratos, si no que aparte están sabrosísimos. Los chicos de la librería Tipos Infames me recomendaron el sitio, y les doy mil gracias por ello.
Probé el ceviche y estaba de-li-cioso, aparte de que es enorme y que por 8,50 se ha convertido en mi favorito de los que he probado en Madrid. El tamal estaba bueno, y el chicharrón de pescado flipante. Tengo que volver a probar el chicharrón de cerdo que aún babeo de las ganas de probarlo.

En Guatemala solemos comer ceviche y chicharrones para curar la resaca, así que creo que ya tengo sitio para acudir un sábado a medio día.
Por cierto, como sabéis el mercado cierra a medio día, así que a partir de las 14:30 podéís tocar el tiembre situado en una de las puertas del mercado para que bajen y os abran.

¿Se puede ser más underground?