Los mejores platos de cuchara con legumbres para estómagos hambrientos

Si eres de los que aprecia un buen plato de cuchara, de los que no hace ascos a ningún tipo de legumbre y, además, tiene un estómago a prueba de bombas, prepárate. Viajamos al norte en un recorrido gastronómico para conocer los platos más “potentes” de la cocina española.

Comenzamos en Asturias ¿Quién no conoce la deliciosa fabada? Alubias, chorizo, tocino, morcilla y lacón dan vida a un plato que no necesita compañía. ¿Dónde comerla? Lugones, Arriondas, Prendes o La Reguera son pueblos donde podrás degustar fabadas caseras y sublimes.

De Asturias a Burgos para probar su olla podrida. Sí, se llama así y nada tiene que ver su sabor con su nombre. Se trata de un potente guiso de origen medieval que comían los poderosos (podrida es una derivación de esta palabra). ¿Cuáles son sus ingredientes? Alubias rojas, chorizo, morcilla, costilla, oreja…Un plato más que contundente y recomendable, eso sí, solo en invierno.

Volvemos la costa cantábrica, para probar el cocido montañés, típico de Cantabria. También con chorizo, costilla, morcilla y tocino, pero con alubia blanca. Puedes degustarlo en cualquier rincón de la comunidad, pero en los pueblos del interior te sabrá a gloria.

La siguiente parada es la provincia de León, más concretamente Astorga. ¿Qué te espera allí? Un increíble cocido maragato, este sí, de garbanzos como el que se hace en Madrid y el que devoran trabajadores hambrientos como los de cerrajeros Majadahonda. Un cocido que se sirve de una manera particular: primero la carne y los embutidos, luego los garbanzos con el repollo y las verduras y, por último, la sopa. Dicen, por estas tierras (y con razón) que de sobrar, que sobre la sopa.

Vamos a finalizar este recorrido gastronómico en Galicia, hablando de su pote gallego, un poco diferente a los guisos que hemos visto y “algo” más ligero. Hecho a base de alubias blancas, ternera, lacón, grelos y patatas, es perfecto para reponer fuerzas en instaladores de gas Madrid.

Cinco platos perfectos para buenos estómagos, para reponerse tras un largo esfuerzo y calentarse en invierno. ¿Con cuál te quedas?