La Celiaquía en el adulto

Los síntomas que actualmente se consideran como frecuentes en la forma del adulto son:
– los síntomas aparentemente extraintestinales, como anemia, osteoporosis, amenorrea;
– los síntomas característicos de otras enfermedades inmunológicas, que a veces se asocian a la celiaquía del adulto, como la dermatitis herpetiforme, estomatitis aftosa recurrente, diabetes, tiroiditis, artritis, alergia, escasa producción de anticuerpos, enfermedades del hígado.

Los síntomas del adulto, por consiguiente, pueden ser muy numerosos y de distinto tipo, por lo cual los pacientes suelen acudir a especialistas como dermatólogos, hematólogos, ortopédicos, endocrinólogos, neurólogos, ginecólogos, reumatólogos, que no siempre tienen conciencia de todos los problemas relacionados con la celiaquía. La menor gravedad de los síntomas intestinales o, inclusive, la falta total de los mismos en muchos pacientes adultos no depende de una menor gravedad de las lesiones que consisten siempre en el achatamiento de los vellos intestinales, sino de una menor extensión de las mismas en el intestino delgado. En estos pacientes con lesiones menos extensas, los trechos sanos absorben en la parte final del intestino las sustancias nutritivas mal absorbidas en la primera parte. Por tal motivo las manifestaciones clínicas son menos importantes o, incluso, llegan a faltar completamente.