El desayuno, ¿sigue siendo tan importante?

Más de una vez hemos escuchado o leído en algún artículo que esta es la comida más importante del día y muchas teorías se han desarrollado a partir de esto. Muchos sugieren que para mantener un régimen alimenticio que te permita bajar de peso esta comida no puede faltar nunca y que de hecho debe ser la que contemple el mayor número de carbohidratos.

El desayunar como “rey” es dicho que según muchos debe ser aplicado cristianamente ya que esta comida es la que aporta la energía para activar al cuerpo luego del descanso y que regula los procesos hormonales que se desarrollan en el cuerpo.

Si bien no existen verdades absolutas en cuanto a nutrición se refiere se piensa que aun cuando todas las comidas son importantes, esta es la más influyente ya que determinará la ingesta de alimentos que se tendrá durante el resto del día, por lo que actualmente muchos estudiosos destierran el mito de incluir un mayor número de carbohidratos y a su vez aumentar el número de proteínas y grasas saludable ya que estas proporcionan una mayor sensación de saciedad.

Todas las teorías discurren y cada quien parecer tener su propia apreciación sobre la importancia  del desayuno en el cuerpo humano, por lo que cada quien ajusta sus conocimientos según como le dé resultado, una muestra de esto es un reciente estudio realizado en la Universidad de Alabama  que demostró que comer el desayuno o no hacerlo no tiene mayor influencia en el organismo.

En dicho estudio se le pidió al grupo de voluntarios que fueron divididos en dos grupos, uno que tomara el desayuno y el otro que no lo hiciera, antes de iniciar esta prueba pesaron a los participantes y al terminarla se dieron cuento que no hubo una variación en los pesos de los mismos.

La conclusión más resaltante fue en cuanto a la energía puesto que los que tomaban el desayuno consumían alrededor de unas 500 calorías más de los que no tomaban el desayuno.