Tarta de fruta y crema

Sin duda este tipo de tarta es perfecta para quedar bien con todos tus invitados. Muchos estamos cansados ya de los típicos postres de siempre, y aunque el chocolate es algo de lo que nunca o será raro que nos cansemos de él, si queremos sorprender a nuestros invitados esta es una muy buena opción. Además de ser más sana que otros postres y no nos llevará demasiado tiempo en la cocina.

Los ingredientes que vamos a necesitar serán los siguientes.

Para la base nos será necesario una masa de hojaldre que si es la primera vez que hacemos esta tarta recomendamos las ya hechas y las meteremos en el horno hasta que esté bien dorada y crujiente para una buena base. Antes de meterlo al horno pincelaremos toda la base con huevo batido.

Para la crema pastelera utilizaremos 4 huevos, 100 gramos de azúcar, 50 gramos de mantequilla, 400 gramos de queso estilo philadelphia, zumo de limón y algo de gelatina también de limón.

Para la cobertura, normalmente esta tarta se decora con Kiwi, fresas y plátano.

Mientras tenemos la masa en el horno, continuaremos con la crema. Añadiremos todos los ingredientes menos la mantequilla y los mezclaremos durante unos 30 segundos. Más tarde sin añadir la mantequilla al fuego estaremos batiendo suavemente a una temperatura de 90 grados todo. Para cuando termine añadir la mantequilla y terminar con la crema.

Nuestro hojaldre ya estará horneado así que lo que haremos a continuación es volcar la crema sobre el hojaldre y dejar enfriar mientras continuamos con la cobertura.

Lo que necesitamos es tener la fruta cortada y cuando esté algo más templado ir colocando la fruta por encima. Para conseguir un final perfecto para nuestra tarta pondremos un glaseado por encima que será una mezcla de 100 gramos de agua, 100 gramos de azúcar y unos pequeños trozos de kiwi bien pequeños.

Ocho errores comunes al hacer pasta

Si eres amante de esta típica comida italiana, pero no todo el tiempo te sale como lo esperas, debe ser por omisión de algún detalle, pero no te preocupes, en este artículo te manifestaremos los errores más comunes cometidos por todos a la hora de preparar la pasta que tanto nos encanta, además de ello, estas demostraciones fueron incluso probadas por personas comunes y corrientes, las cuales dieron su opinión para dar veracidad a lo establecido a continuación.

Según Ivana Montalvo, secretaria de recepción en de la empresa Reparacion de frigorificos Madrid, uno de los errores más cometido por ella a la hora de preparar la pasta es el de utilizar una olla muy pequeña al momento de preparar vermicelli o alguna otra pasta larga, algo que es de suma importancia saber en este caso, pues el dejar la pasta en una olla pequeña conllevará a que no sea utilizada la cantidad de agua requerida y que como resultado terminemos con una pasta pegajosa y mal cocinada.

Según Sergio Colmenares, técnico jefe y total amante de la pasta, nos manifiesta que en ocasiones comete el error de no añadir sal al agua, y esto produce que la pasta no tenga la textura y el sabor adecuado.

Algo que Marta Duarte, recepcionista de cerrajeros 24h San Vicente del Raspeig no sabía hasta manifestarlo en este artículo, era que agregar la pasta antes de que el agua hierva de verdad, es un error fatal.

Agregarle aceite al agua es una disyuntiva creada en el mundo de la pasta, muchos cocineros lo hacen y otros no, ya que, con la cantidad de agua necesaria y el chequeo continuo de la pasta, no requieres del toque de aceite.

No revolver la pasta hará que quede una masa pegajosa, esto, junto con no cocinar la pasta el tiempo adecuado, harán la peor pasta del mundo.

Por último, muchos comenten el error de enjuagar la pasta con agua, lo que hace desaparecer el almidón por completo, el cual sirve para mantener la forma de la pasta, y si colocas salsa a la misma el almidón también te ayudara a que se conserve dicha salsa, la cual en ocasiones también se convierte en un error al colocar una salsa que no combine con la pasta.

El cocido maragato; delicioso y singular

El cocido maragato es un plato típico de la gastronomía leonesa, en concreto de la comarca del Bierzo. Un plato de cuchara contundente, en el que los protagonistas son los garbanzos. El origen, como la mayoría de los cocidos españoles, es humilde, modesto. Este era el plato que se daba a los campesinos para soportar los largos y duros días de trabajo en el campo. Dureza en unas tierras de clima muy frío en algunas épocas del año.

Como señalábamos, el ingrediente principal son los garbanzos, pero no es el único, evidentemente. Junta a él se encuentran las verduras, especialmente la berza, y varios tipos diferentes de carne: chorizo, oreja, huesos de espinazo, morcillo, tocino, costilla, gallina… El resultado es un plato muy energético, perfecto para reponer fuerzas y entrar en calor.

¿Cómo se elabora? En primer lugar hay que cocer las carnes. Es el paso indispensable para obtener el caldo con el que más tarde se hará la sopa. Después se introducen lo garbanzos y, en una cazuela aparte, se cuecen las verduras. Hasta aquí no hay gran diferencia con la preparación de otros platos de legumbres típicos españoles.

La gran diferencia se produce a la hora de servirlo en la mesa. El orden es exactamente el inverso a lo que se hace con otros cocidos. Primero se presenta en la mesa la carne en una fuente de la que se servirá cada comensal. Tras ello se pondrán los garbanzos, en seco. La carne, eso sí, no se retira de la mesa. En fuentes separadas se presentan las verduras, que pueden ser patatas, berzas o repollo. Y, por último, la sopa, espesa y con fideos o con pan.

Hay diferentes teorías para explicar la razón por la que el cocido maragato se sirve así. En cualquier caso, hay un dicho popular que podría explicarlo a la perfección: “De sobrar, que sobre la sopa”.

Reposteria ingeniosa para Halloween

La repostería y la gastronomía nos ofrecen a veces opciones culinarias realmente ingeniosas, novedosas y de un sabor exquisito. Es el caso, por ejemplo, del pastel de calabaza, en el que una combinación de ingredientes es capaz de entrelazar el sabor de lo dulce y lo salado.

Para proceder a la correcta elaboración de este pastel es necesario en primer lugar hervir la calabaza con la piel de limón y con la canela. A continuación habría que escurrir el líquido y poner el resultado en la batidora junto al resto de ingredientes; para enfrentarse al cocinado de este pastel hay que contar previamente con medio kilo de calabaza que no tenga piel, con medio vaso de aceite de girasol, con un cuarto de kilo de azúcar, con un cuarto de kilo de harina, con cuatro huevos, con un sobre de levadura, con un palo de canela y con un limón con piel que pueda ser rallado.

Una vez que el recipiente de la batidora tiene vez rejuntados todos los ingredientes en el meollo de nuestro futuro postre, procederemos a engrasar un molde en el que verteremos la mezcla, para posteriormente ponerla al horno durante una hora a ciento ochenta grados centígrados. Una vez que haya finalizado este proceso y los alimentos hayan quedado fríos, se quitará el molde y se añadirán los últimos toques del plato, que podrán ser al gusto del cocinero; podrían agregarse canela, azúcar glas, almendras, nueces…

Y es que el pastel de calabaza es un plato popular en todo el mundo; no obstante, se trata de un postre tradicional de los Estados Unidos de América que suele cocinarse cuando el otoño está consumiéndose y cuando el invierno se acerca. Es muy común cocinar esta maravillosa obra gastronómica de la repostería en festividades como el Halloween, el Día de acción de gracias o Navidad.

Los utensilios de cocina más increíbles e inútiles que se han inventado

Cocinar es una delicia para algunos, una auténtica tortura para otros. Para todos se han inventado a lo largo de la historia toda un serie de aparatos y artilugios destinados a hacer a tarea más sencilla y mucho más rápida. Pero algunos de ellos acaban resultando un verdadero fiasco ¿Quieres conocer algunos de los aparatos más inútiles en una cocina? Es posible, incluso, que tengas alguno de ellos guardado en el trastero.

deshuesador de aceitunasPeladores de patatas, de cebollas, de ajos…a veces útiles, aunque en muchos casos acaba resultando más rápido coger el cuchillo y ponerse a pelarlos al modo más tradicional, como puede hacer para abrir una puerta cerrada durante años.
Ahora vamos con los cortadores. Tal vez los de patatas sean de uso común ¿Pero y los de plátanos, tomates, fresas o champiñones? ¿Merece la pena comprar uno para cada alimento?
¿Y qué te parece un deshuesador de aceitunas? Utilidad tiene, claro, pero ¿cuántas aceitunas se necesita deshuesar en una cocina normal y corriente? Sin contar con que resulta mucho más práctico comprarlas ya sin hueso.

Como curiosidad está bien, que sea un instrumento útil es bastante más discutible: hablamos de los cascadores de huevos. Existen, sí, pero si mides el tiempo que tardas en colocar el huevo en el artilugio y accionarlo, te darás cuenta de que es mucho más rápido hacerlo como se ha hecho toda la vida: con las manos.

yogurteraMención aparte merecen los pequeños electrodomésticos. Quién no tiene escondida en algún armario una yogurtera o una licuadora, a ver, que están bien, pero no es útil tener supercachivaches en casa o en el trabajo, como algunos que ya han desechado por no ser lo mejor para hacer las labores de cerrajeria que tengan que hacer. Hoy en día la falta de tiempo hace que muchos de estos cacharros que hace años nuestras madres utilizaban a menudo hayan pasado al olvido. Si ya venden los productos hechos y, además, a buen precio ¿Para qué molestarse en hacer un zumo? El natural es más sano, evidentemente, pero simplemente al pensar que luego hay que limpiar el aparato a muchos se les quitan las ganas de hacerlo.

Todo ellos son utensilios que se idearon con la buena intención de hacer la cocina más sencilla, pero que por mil razones diferentes han demostrado no ser tan útiles como se creía.

Platos perfectos para poderse chupar los dedos sin reparos

A todos nos gusta ir, de vez en cuando, a algún restaurante selecto de esos en los que la mesa se adorna con infinidad de cubiertos y copas. Son elegantes y se suele comer bien…pero no está bien visto chuparse los dedos. Tal vez no sea una costumbre bien vista, pero seamos sinceros, en ocasiones apetece poder comer con las manos sin que nadie nos mire mal.
Lo mejor de todo es que hay infinidad de lugares, infinidad de platos y de comidas pensadas, diseñadas y cocinadas específicamente para aquellos que prefieren utilizar los dedos como cubiertos y que no tienen reparos en chuparse los dedos. ¿Eres uno de ellos? Toma nota, se te va a hacer la boca agua solo con imaginarlo.
Hay países en los que comer con las manos es algo natural y bien visto, como Marruecos, la India, Etiopía o Méjico. De este último país lo más conocido sean, tal vez, los nachos o los tacos, seguro que los has probado.

¿Te imaginas comer alitas de pollo con cuchillo y tenedor? Complicado ¿No? Uno de los platos de cualquier restaurante americano que deberás comer con las manos sí o sí. Al igual que las hamburguesas, sin alguna vez has intentado comerte una con cubiertos te habrás dado cuenta de que es prácticamente imposible.

espetosNos quedamos en España para darte unas cuantas ideas. Si has estado en Málaga seguro que los conoces: los espetos. Se trata de sardinas insertadas en una caña y asadas. Y en la otra punta del país, en Galicia, nos vamos a dedicar al marisco, desde unos deliciosos percebes a unos bueyes de mar o unas nécoras.
Una curiosidad, los espárragos, incluso cuando estamos hablando de etiqueta en la mesa, se pueden comer con las manos. Y hablando de productos vegetales, si no has probado los calçots, son altamente recomendables…para comer con las manos, claro.

Estos son algunos de esos platos perfectos para comer sin cubiertos, para chuparse los dedos y, si es preciso, rebañar el plato.

5 platos raros, raros ¿Te atreverías?

El mundo es muy grande y diverso y la gastronomía no es más que un reflejo de ello. Hay platos sabrosos, contundentes, sencillos y, en algunos casos, más que particulares, realmente extraños. Dejando a un lado los que tienen como ingrediente principal ciertos animalitos no demasiado agradables para la cultura occidental, vamos a ver algunos de los platos más extraños con los que nos podemos encontrar alrededor del mundo.

haggisComenzamos en Escocia, porque no hace falta ir a países exóticos para encontrar comidas extrañas. Aquí uno de los manjares típicos son los haggis ¿Preparado para conocer los ingredientes? Vísceras de oveja )es decir, corazón, hígado y pulmón) bien picadas y acompañadas con cebollas, zanahoria y especias. Puede ir embutido y se sirve acompañado de puré de patatas.
Seguimos en Europa, en la isla mediterránea de Cerdeña. Aquí hay un producto típico que es el casu marzu, un queso de leche de oveja infectado con larvas vivas de insectos. Las larvas se introducen en él porque así se consigue un mayor nivel de fermentación. Seguro que te lo estás preguntando…sí, se come con los gusanos.

lutefiskEn los países más al norte de Europa es típico el lutefisk, que se prepara con pescado blanco seco (generalmente bacalao) y sosa cáustica. Se prepara sumergiendo el pescado durante unos días en agua fría, luego unos más en una mezcla de agua y sosa, para volver a meterlo de nuevo solo en agua. Una preparación con la que el pescado aumenta considerablemente de tamaño.
Abandonamos Europa para ir a Asia, donde la gastronomía es bastante diferente. En el sudeste del continente es bastante típica una sopa llamada tiet canh. Está hecha de sangre tiet canhcruda, generalmente de pato o cerdo, y se puede acompañar de carne picada, vísceras cocidas y hierbas aromáticas. En Vietnam, Camboya y Filipinas el balut es un verdadero manjar ¿Qué es? Un huevo de pato hervido, pero no como los que estamos acostumbrados a comer, en este caso tiene embrión, primero se toma el líquido y luego se abre para comerse su interior.
Son solo algunos ejemplos, pero los gustos culinarios son tan variados que a lo largo del mundo se pueden encontrar infinidad de platos extraños y con ingredientes, incluso, sorprendentes.

Aprende a hacer sopa castellana

Si piensas que es muy complicado hacer este tipo de sopas pues te equivocas, en esta ocasión te mostraremos la mejor forma de realizar una sopa espectacular al estilo castellano, para que deleites a todo el mundo con esta delicia de plato, solo necesitas seguir los pasos que te mostraremos a continuación y todo quedará resuelto.

Normalmente el ingrediente más potente y característico de esta deliciosa sopa es el ajo, pues no por nada es conocida como Sopa de ajo, aunque algunas también la denominan como sopa castellana, uno de los platillos favoritos de los maestros de obra que han trabajado por más de una década en la empresa de Cerrajero Valladolid urgente, y que hasta el sol de hoy siguen llevando en el corazón como su platillo favorito.

Lo importante de este tipo de platillos es que no golpeará para nada a tu bolsillo, pues es un platillo sumamente económico y facilísimo de preparar como lo dijimos anteriormente, los ingredientes, además del ajo, son el pan y también el huevo, que es muy característico de este tipo de sopa.

Sus versiones pueden ser muy variadas, pues en diversas regiones de España la sopa tiene modalidades diferentes y uno que otro ingrediente característico de esas regiones, los cuales la hacen única, a pesar de ser un platillo totalmente general. A continuación te mostraremos dos exquisitas recetas que se pueden aplicar a este tipo de plato, la primera de ellas además de ser la favorita en Madrid, en una pequeña localidad de valencia existe un establecimiento de comercio, con denominación social de Cerrajero 24h Valencia, los cuales se sentirán encantados de brindarte sus servicios, si tu oferta de pago es este tipo de sopa.

La primera de ellas es la estándar Sopa castellana de ajo, la cual tiene como ingredientes, el agua por supuesto, el elemento más esencial, 4 tazas para ser más específico, luego está el ajo, el ingrediente más característico de la sopa, con 8 dientes estará estupendo, y dependiendo de la cantidad que vayas a realizar son los huevos que necesitas echar, pero en esta ocasión ya que mencionamos la cantidad de agua, serían 2 huevos y a esto puedes añadirle un pedazo de chorizo con una longitud de 5 cm o si no eres amante del mismo puedes utilizar jamón serrano, con 40 gramos de este quedará estupenda.

Una simple cucharadita de pimentón dulce le dará un estupendo sabor, y por supuesto la sal, la pimienta y no puede faltar el aceite de oliva.

Sopa de ajo Fácil; para este tipo de sopas, cocinadas en el pequeño comedor del negocio de Cerrajeros Gijon solo se necesitan los siguientes ingredientes, las mismas tazas de agua y los mismos trozos de ajo, lo único que varía en este tipo de planto es, dada su preparación fácil, la aplicación de medio pan rallado, posterior a esto está, la misma cantidad de huevos, la aplicación de sal, pimienta y el aceite de oliva.

¿Qué cocina mi madre?

En algún momento pudimos llegar a ver el programa “mi madre cocina mejor que la tuya”, para los que no tuvieron tiempo de verlo, este programa iba más o menos así: era una especie de concurso reality show en el que cocinaban no las madres, sino sus hijos bajo las órdenes de su respectiva mamá.

Los concursantes tenían 60 segundos para escoger los ingredientes de la receta que iban a preparar y luego 35 minutos para realizar el platillo, lo que pretendía ser el gancho de este programa era que no se enfrentaban madre a madre o algo por estilo, sino, que la madre era quien guiaba a su hijo/a en la receta, lo que tenía que hacer y los ingredientes que iba a utilizar.

Finalmente este programa no tuvo mucho éxito ya que los hijos y televidentes se dieron cuenta de algo que parece muy cierto y es la máxima que afirma que mi madre es la que cocina mejor y que esos toques y secretos propios además de no poder ser revelados en tv, la técnica y el amor que utilizan las mejores cocineras del mundo son difícilmente imitables.

Lo cierto es que las madres son unas verdaderas artistas, se encargan de contarnos historias con cada plato, de alegrarnos el corazón con alguna receta mágica y hasta de curar enfermedades con sus exquisitas pociones. Además de esto son las encargadas de mantener viva la historia gastronómica de la familia y unas verdaderas heroínas en el arte de no repetir un almuerzo y por si fuera poco unas administradoras con post grado ya que de un minúsculo presupuesto son capaces de elaborar un plato digno de la realeza.

Sin duda es invaluable todo lo que significa una madre o una abuela que cocine, los que estamos fuera del terruño añoramos no solo el cariño que nos brindan sino también esa sazón que nos remonta a muy buenas épocas, pues, más de uno sueñan con ese olor a tortilla que nos despertaba en las mañanas.

Ahora bien ¿Qué cocina mi madre?

Una Carbonara de lujo

Pasta Carbonara: es todo un lujo que la cocina italiana le ha dado al mundo. Para los amantes de esta gastronomía este es un platillo que debe manejarse de manera obligatoria. Entre sus ventajas está la rapidez con la que se puede preparar y el sabor exquisito que tiene. Cuando una persona está aprendiendo a cocinar tiene que aprender a realizar una excelente pasta carbonara para poder determinar si está listo para dar el paso desde la comida casera hacia la gran cocina en el plano nacional o internacional.

Si tú deseas aprender a hacer una buena pasta carbonara estás en el lugar indicado puesto que después de leer este artículo y seguir estos pasos serás capaz de impresionar a cualquier persona.

Estos son los pasos que debes seguir:

En primer lugar hay que tener los ingredientes: pasta larga, un “olio” extra virgen de oliva el cual dará un aroma mediterráneo al plato, también tocino, huevos, una buena taza de queso parmesano originario de Italia, ajo y mucha concentración, así como pimienta preferiblemente negra.

Luego de contar con los ingredientes necesarios se debe empezar a preparar la pasta y la salsa en simultáneo porque esto determinará el éxito del plato en razón de que la pasta caliente será la que termine de cocinar la mezcla que prepararemos con huevos y queso Parmigiano.

Posteriormente se coloca agua en una olla de gran tamaño hasta que llegue a hervir, y se le agrega entonces la cantidad de pasta deseada para que, durante unos 10 minutos se pueda cocinar hasta que llegue a estar en la textura perseguida. Al mismo tiempo el aceite se irá calentando a una temperatura no muy alta para añadirle la tocineta durante unos 3 minutos hasta que llegue a estar tan crujiente y crispada como se desea añadiendo ajo como acción seguida.

Una vez hayamos realizado lo anterior se pondrán los espaguetis en la mezcla caliente, mientras que en simultáneo los huevos son revueltos con el queso en un tazón haciéndolo con fuerza para evitar que haya grumos en esta mezcla.

Cuando se tenga esa mezcla terminada solamente hay que añadirla a la pasta y poner un poco de pimienta por encima para que se pueda servir inmediatamente.