Calabacines asados: exquisitos

El calabacín es una hortaliza de gran riqueza que viene por su exquisito sabor y su alta gama de variaciones al cocinar, existen varias recetas que comienzan a presentar cambios a la hora de decidir el método de cocción, sea asado, frito o al vapor, hay diversas formas de preparar un exquisito plato de calabacines. Las formas preferidas de cocinarlos son asado o fritos por el hecho de que la superficie se carameliza y le agrega cierta profundidad al sabor.

Hoy optaremos por describir una receta de calabacines asados, sin embargo, uno no se debe detener con una solamente, existen un inmenso rango de sabores que puede alcanzar los calabacines así que siempre se debe tomar el tiempo de hacer diversas variaciones.

Primero vamos a describir el proceso de asado el cual es muy básico, lo único que se debe de hacer es cortar los calabacines, bañarlos con un poco de aceite de oliva y asarlos en un horno por 20 o 30 minutos hasta que se pongan morenos.

También existen variaciones que se pueden hacer al prepararlos asados, una de ellas es asarlos con un poco de aceite de sésamo hasta que se pongan morenos, verterles un poco de miel y salsa de soya para luego echarle unas semillas de sésamo y devolverlo al horno por unos 5 minutos hasta que se glasee.

Otra forma podría ser de asarlos con un poco de aceite de oliva hasta que se pongan un  poco marrones y luego una mezcla 50/50 de queso parmesano y migajas de pan y devolverlos al horno o cocinarlos en la parrilla hasta que estén crujientes. Esto combina perfectamente con un pollo a la parrilla o pescado.

El calabacín ama el limón así que asarlo con aceite de oliva como se ha indicado arriba y agregarle un poco de jugo de limón justo antes de servir también es una combinación espectacular. Otra cosa que se le puede añadir en vez de limón, es ajo triturado que se agregaría justo antes de rostizarlos.