5 platos raros, raros ¿Te atreverías?

El mundo es muy grande y diverso y la gastronomía no es más que un reflejo de ello. Hay platos sabrosos, contundentes, sencillos y, en algunos casos, más que particulares, realmente extraños. Dejando a un lado los que tienen como ingrediente principal ciertos animalitos no demasiado agradables para la cultura occidental, vamos a ver algunos de los platos más extraños con los que nos podemos encontrar alrededor del mundo.

haggisComenzamos en Escocia, porque no hace falta ir a países exóticos para encontrar comidas extrañas. Aquí uno de los manjares típicos son los haggis ¿Preparado para conocer los ingredientes? Vísceras de oveja )es decir, corazón, hígado y pulmón) bien picadas y acompañadas con cebollas, zanahoria y especias. Puede ir embutido y se sirve acompañado de puré de patatas.
Seguimos en Europa, en la isla mediterránea de Cerdeña. Aquí hay un producto típico que es el casu marzu, un queso de leche de oveja infectado con larvas vivas de insectos. Las larvas se introducen en él porque así se consigue un mayor nivel de fermentación. Seguro que te lo estás preguntando…sí, se come con los gusanos.

lutefiskEn los países más al norte de Europa es típico el lutefisk, que se prepara con pescado blanco seco (generalmente bacalao) y sosa cáustica. Se prepara sumergiendo el pescado durante unos días en agua fría, luego unos más en una mezcla de agua y sosa, para volver a meterlo de nuevo solo en agua. Una preparación con la que el pescado aumenta considerablemente de tamaño.
Abandonamos Europa para ir a Asia, donde la gastronomía es bastante diferente. En el sudeste del continente es bastante típica una sopa llamada tiet canh. Está hecha de sangre tiet canhcruda, generalmente de pato o cerdo, y se puede acompañar de carne picada, vísceras cocidas y hierbas aromáticas. En Vietnam, Camboya y Filipinas el balut es un verdadero manjar ¿Qué es? Un huevo de pato hervido, pero no como los que estamos acostumbrados a comer, en este caso tiene embrión, primero se toma el líquido y luego se abre para comerse su interior.
Son solo algunos ejemplos, pero los gustos culinarios son tan variados que a lo largo del mundo se pueden encontrar infinidad de platos extraños y con ingredientes, incluso, sorprendentes.