Aprende a cocinar unas berenjenas rellenas deliciosas

Las berenjenas rellenas son otra estampa en la cocina casera que resulta placentera cada vez que es servida. En una hora se pueden hacer unas que quedan exquisitas y tal vez todo buen cocinero antes de vanagloriarse de serlo, debería de ser capaz de realizar este rico plato que es bastante simple y que puede variar su sabor de muchas maneras para hacerlo aún más exquisito. A continuación, se describirá una receta simple de cómo se pueden hacer unas excelentes berenjenas rellenas:

Primero, como siempre, se debe saber qué ingredientes se utilizarán, lo que necesitamos es una berenjena grande, aceite de oliva, carne, pimienta negra, cebollas, pimienta roja, ajo, queso Pecorino Romano, migajas de pan, huevos, y tomates.

Al recolectar todos los ingredientes, se puede comenzar, y se inicia precalentando el horno a 350 grados Fahrenheit. Luego se corta la berenjena en la mitad, y con una cuchara, se remueve el centro, dejando suficiente carne en el entorno de la piel para que mantenga su forma cuando se hornee. Se hierve la parte que se sacó con la cuchara hasta que quede suave lo que dura alrededor de 10 a 12 minutos.

Mientras tanto, en un sartén, se agrega aceite de oliva a fuego medio. Se sazona la carne con sal y pimienta. Luego se agrega la carne sazonada al sartén y se saltea hasta que todos los líquidos se hayan evaporado y la carne se haya puesto un poco marrón. Se drena la misma, y se remueve la grasa extra e innecesaria. Después, se deja enfriar brevemente y se corta en pedacitos la carne hasta que no quede ni un pedazo largo. Después, en otro sartén a fuego medio, se agregan otras dos cucharadas de aceite de oliva y se saltean las cebollas, pimienta, y ajo juntas.

En un recipiente se mezclan la berenjena cocinada, los vegetales, la carne ya preparada, el queso, las migajas y el huevo. Después de eso se llena las mitades de la parte que se ha sacado con una cuchara con la mezcla antes mencionada de una manera equitativa. Se pone encima de eso, tomates cortados, y un poco de queso gratinado sazonado con sal y pimienta, para luego hornearse por unos 50 minutos el horno que se había pre horneado, se deja enfriar brevemente para luego servirse.

Calabacines asados: exquisitos

El calabacín es una hortaliza de gran riqueza que viene por su exquisito sabor y su alta gama de variaciones al cocinar, existen varias recetas que comienzan a presentar cambios a la hora de decidir el método de cocción, sea asado, frito o al vapor, hay diversas formas de preparar un exquisito plato de calabacines. Las formas preferidas de cocinarlos son asado o fritos por el hecho de que la superficie se carameliza y le agrega cierta profundidad al sabor.

Hoy optaremos por describir una receta de calabacines asados, sin embargo, uno no se debe detener con una solamente, existen un inmenso rango de sabores que puede alcanzar los calabacines así que siempre se debe tomar el tiempo de hacer diversas variaciones.

Primero vamos a describir el proceso de asado el cual es muy básico, lo único que se debe de hacer es cortar los calabacines, bañarlos con un poco de aceite de oliva y asarlos en un horno por 20 o 30 minutos hasta que se pongan morenos.

También existen variaciones que se pueden hacer al prepararlos asados, una de ellas es asarlos con un poco de aceite de sésamo hasta que se pongan morenos, verterles un poco de miel y salsa de soya para luego echarle unas semillas de sésamo y devolverlo al horno por unos 5 minutos hasta que se glasee.

Otra forma podría ser de asarlos con un poco de aceite de oliva hasta que se pongan un  poco marrones y luego una mezcla 50/50 de queso parmesano y migajas de pan y devolverlos al horno o cocinarlos en la parrilla hasta que estén crujientes. Esto combina perfectamente con un pollo a la parrilla o pescado.

El calabacín ama el limón así que asarlo con aceite de oliva como se ha indicado arriba y agregarle un poco de jugo de limón justo antes de servir también es una combinación espectacular. Otra cosa que se le puede añadir en vez de limón, es ajo triturado que se agregaría justo antes de rostizarlos.

Haz una torta de Zanahoria increíble

La torta de zanahoria siempre ha sido una bastante particular, y esto es por el hecho de que el ingrediente principal es una verdura lo cual hace a la torta no solo sabrosa sino saludable también. También por el hecho de que esta torta tiene muchas derivaciones y recetas, y son muy fáciles de cocinar lo cual permite a cocineros novatos realizar deliciosos postres, sin embargo, la que siempre parece ser la más deliciosa es a la que se le añaden pasas.

carrotLa torta de zanahoria con pasas de uva no es una combinación nueva, pero definitivamente siempre ha causado conmoción por el rico sabor que brinda. La zanahoria que aporta el color y el sabor de la base combina de manera exquisita con el sabor que brindan las pasas de uva. Y no solo eso, también es sumamente fácil de hacer, lo cual te dota de un nuevo postre en tu arsenal que brilla por cuán exquisito es y por su sencillez.

El proceso es muy simple. Luego de recolectar los ingredientes que incluyen 300 g de zanahorias ralladas, harina, huevos, azúcar, azúcar negra, aceite de girasol, polvo de hornear, sal, canela, pasas de uva hidratas y esencia de vainilla vamos a colocar los ingredientes secos en un recipiente, después lo vamos a cernir. Es importante sacar otro recipiente ya que ahí vamos a colocar los huevos y la azúcar y batirlos hasta ver espuma, luego añadiremos la parte líquida que estará conformada por el aceite y la esencia de vainilla y volveremos a batir bien.

Luego integramos a la zanahoria en la mezcla y unimos los ingredientes secos con los del segundo recipiente y mezclamos para obtener la mezcla, y al final simplemente añadimos las pasas hidratadas para después llenar de manteca un molde de tubo para horno.

Y después de un proceso tan sencillo, tenemos una rica torta de zanahoria con pasas lo cual no requiere de mucho esfuerzo para un producto tan delicioso que puede gozar junto a su familia.

La lasaña de hongos preferida por todos

La lasaña es un plato que se puede preparar con diferentes rellenos con los que poder triunfar sin duda, ya sea ante tu familia o tus invitados. Hoy te vamos a presentar la receta de la lasaña con hongos portobello cambiando la carne picada pero sin que falte el queso por encima, parmesano sin duda el mejor para esta lasaña.

Con esta receta podrán comer 8 comensales, y el tiempo para realizarla es aproximadamente de unos 75 minutos.

Los ingredientes para realizar esta lasaña son los siguientes:

400 gramos de lasaña

4 tazones de leche

1 barra y media de mantequilla, la cual recomendamos que sea sin sal

Media taza de harina

800 gramos de hongo portobello

Queso parmesano al gusto

Nuez moscada

Aceite de oliva

Sal

Una vez hayamos recopilado todos los ingredientes nos podemos poner manos a la obra.

En primer lugar debemos encender el horno a 180º y que se caliente. A continuación en una olla comenzamos a hervir con sal y una cucharada de aceite donde agregaremos la lasaña y durante 12 minutos lo mantendremos al fuego y tras esto lo colamos y apartamos.

Para preparar la salsa ponemos de nuevo a hervir una olla pero esta vez con la leche y tras haber hervido pondremos una barra entera de mantequilla y la harina mientras lo dejamos que se cocine durante 2 minutos sin dejar de mover con una cuchara, que recomendamos que sea de madera. Tras esto sazonamos con la sal y la nuez y la pimienta quien quiera y lo batimos con el batidor globo de mano mientras sigue al fuego. No dejaremos de remover durante los 5 minutos que siga al fuego a lo cerrajeros Barcelona.

Tras esto llega el momento de coger los hongos portobello cortándolos. Tras esto calentamos aceite y mantequilla donde cuando se haya derretido añadiremos nuestros hongos con un poco de sal y lo mantendremos 4 minutos cocinando.

Montaremos la lasaña en orden de lasaña, salsa, hongos y queso repitiendo el paso hasta formar 3 pisos con el toque final de queso parmesano para gratinar.

Tras esto metemos al horno nuestra lasaña 43 minutos cuando veamos que la parte de arriba se ha tostado.

Ensalada de gala

Para una buena cena y quedar como el anfitrión del año, es imprescindible poner en el centro de la mesa una buena ensalada. Pero vamos a dejar lo tradicional a un lado, y vamos a sorprender a nuestros invitados con una ensalada nueva en la que fusionaremos frutas, verduras y queso. Así que vamos a preparar una ensalada de frambuesas e higos, sabores diferentes y especiales y fácil de preparar.

Los ingredientes que vamos a necesitar son los siguientes:

Un cogollo de lechuga verde, 2 manojos de espinacas baby, de 8-10 higos dependiendo de los comensales, unos 150 gramos de frambuesas, 50 gramos de almendras, queso de cabra, vinagre balsámico o de modena, miel de abeja al gusto y no podría faltar sal y pimienta.

En primer lugar lo que vamos a hacer es cortar la lechuga y lavarla junto con las espinacas. Después las centrifugamos y le quitamos el exceso de agua. Y tras esto colocaremos todo en una ensaladera grande, ya que lleva muchos ingredientes y no queremos que rebose.

A continuación cogeremos el queso de cabra contándolo en rodajas intentando que el queso este frío para que no se deshaga al cortarlo. Y junto con los higos lavados previamente lo incorporamos a la ensaladera. Cuando ya los hayamos incorporado a continuación iremos añadiendo las frambuesas y las almendras.

Para la ‘salsa’ mezclaremos el vinagre que hayamos decidido y la miel que junto con un batidor de globo realizaremos una mezcla homogénea salpimentando al gusto.

El último paso se puede llevar a cabo o no, dependiendo del gusto de cada uno. Este trata de aderezar antes de presentar la ensalada o no. Podemos decidir también por presentar la salsa o aderezo en un cuenco a parte y que de esta manera cada uno se sirva al gusto.

Todos nuestros invitados se sorprenderán con esta receta tan exótica que fusiona estos sabores. ¡No defraudarás!

La mejor receta para un buen salmón empapelado

Ingredientes que necesitaremos:

En primer lugar para el acompañamiento

Un manojo de espárragos

1 cucharada de aceite de oliva

Sal

Pimienta (al gusto)

Para preparar el salmón

1 filete de salmón

2 cucharadas de aceite de oliva

1 pellizco de sal

Pimienta (al gusto)

Para la salsa

Miel de abeja

1 limón

1 diente de ajo

Cilantro (2 cucharadas)

Y para la decoración

Limón en rodajas

Eneldo

Lavamos bien el manojo de espárragos y los colocamos en un bol para más adelante rehogarlos con el aceite vertiendo la cucharada de aceite y un buen pellizco de sal. Cuando ya hemos hecho esto, el siguiente paso es echar un poco de pimienta (siempre al gusto) sobre los espárragos. Una vez hecho esto lo mezclamos todo y comenzamos a precalentar el horno a 200ºC

Mientras esperamos a que se caliente el horno vamos preparando el salmón.  Colocamos el filete de salmón sobre una tabla y entonces echamos el aceite de oliva por encima del filete, a continuación la sal y por último la pimienta. Este procedimiento lo realizamos por ambos lados del filete de salmón.

En un cuenco a parte ponemos la miel de abeja y vamos añadiendo siguiendo este orden, el zumo de 1 limón (amarillo), el diente de ajo picado, 2 cucharadas pequeñas de cilantro y mezclamos todo con un batidor de globo y lo reservamos.

A continuación colocamos papel de aluminio extendido y colocamos los espárragos en fila extendiéndolos para hacer una ‘cama’ al salmón y colocamos el filete encima.

El cuenco que habíamos reservado con la salsa la cogemos y con un pincel de cocina extendemos por encima la salsa y tras aplicarla colocamos tres rodajas de limón y eneldo. Tras esto envolvemos el filete de salmón y lo metemos al horno durante 25 minutos.

Tras haberlo horneado colocamos en un plato el envoltorio y lo abrimos por la mitad plegando las esquinas para una bonita presentación. Y aquí tenemos un plato de primera sin apenas trabajo. ¡A disfrutar!

¿Tortillas aburridas? Nunca más

La tortilla, sobre todo si es de patatas es un plato delicioso, pero a veces puede parecer aburrido ¿Con cebolla o si ella? Parece que es lo más atrevido que se puede hacer con una tortilla o, como mucho, añadirle algún ingrediente como el jamón o alguna verdura.

Pero solo hay que pararse un poco a pensar y rebuscar en la imaginación para dar toques atrevidos, diferentes y muy sabrosos a una simple tortilla ¿Simple? Ya no. Vamos a ver unos cuantos “trucos” para sorprender con un plato tan modesto como este.

El primero viene de tierras francesas. Vamos a hacer una tortilla “a la normanda” ¿Cómo? Es muy sencillo, se hace una tortilla (francesa, claro) y antes de doblarla sobre sí misma se ponen a modo de relleno unos trocitos de manzana y se acaba de cuajar. El contraste de sabores es sorprendente. Mucho más potentes son las truites amb suc (tortillas con jugo), típicas de la región catalana del Priorato. ¿Cómo se preparan? Con el huevo, por supuesto, y espinacas y alubias. Y, para darle aún más sabor, se acompaña con una salsa hecha con pimentón, aceite, caldo y frutos secos. Perfecta casi como plato único.

¿Y qué tal una lasaña de tortillas? Es fácil, simplemente hay que sustituir las hojas de pasta por unas de tortilla muy finas. Si te parece demasiado contundente, puedes sustituir la carne picada por verduras. Si quieres hacer un aperitivo diferente, prueba esto: haces unas tortillas muy finas y por otro lado picas cebolla y la mezclas con una lata de atún y mahonesa. Pones la mezcla encima de la tortilla y lo enrollas. Lo metes en el frigorífico y cuando está bien frío lo cortas en medallones.

¿Prefieres lo dulce? Pues atrévete con esta receta: bates los huevos y los mezclas con un poco de pan rallado, vainilla, azúcar y canela. Haces la tortilla y la espolvoreas con azúcar glas, acompañándola de trocitos de fruta. Para chuparse los dedos.

Y, evidentemente, no nos podemos olvidar de nuestra tortilla española, de patata, sí, pero también de espárragos, atún, verduras, jamón y todo aquello que se nos ocurra echarle, porque lo admite casi todo.

Los mejores platos de cuchara con legumbres para estómagos hambrientos

Si eres de los que aprecia un buen plato de cuchara, de los que no hace ascos a ningún tipo de legumbre y, además, tiene un estómago a prueba de bombas, prepárate. Viajamos al norte en un recorrido gastronómico para conocer los platos más “potentes” de la cocina española.

Comenzamos en Asturias ¿Quién no conoce la deliciosa fabada? Alubias, chorizo, tocino, morcilla y lacón dan vida a un plato que no necesita compañía. ¿Dónde comerla? Lugones, Arriondas, Prendes o La Reguera son pueblos donde podrás degustar fabadas caseras y sublimes.

De Asturias a Burgos para probar su olla podrida. Sí, se llama así y nada tiene que ver su sabor con su nombre. Se trata de un potente guiso de origen medieval que comían los poderosos (podrida es una derivación de esta palabra). ¿Cuáles son sus ingredientes? Alubias rojas, chorizo, morcilla, costilla, oreja…Un plato más que contundente y recomendable, eso sí, solo en invierno.

Volvemos la costa cantábrica, para probar el cocido montañés, típico de Cantabria. También con chorizo, costilla, morcilla y tocino, pero con alubia blanca. Puedes degustarlo en cualquier rincón de la comunidad, pero en los pueblos del interior te sabrá a gloria.

La siguiente parada es la provincia de León, más concretamente Astorga. ¿Qué te espera allí? Un increíble cocido maragato, este sí, de garbanzos como el que se hace en Madrid y el que devoran trabajadores hambrientos como los de cerrajeros Madrid. Un cocido que se sirve de una manera particular: primero la carne y los embutidos, luego los garbanzos con el repollo y las verduras y, por último, la sopa. Dicen, por estas tierras (y con razón) que de sobrar, que sobre la sopa.

Vamos a finalizar este recorrido gastronómico en Galicia, hablando de su pote gallego, un poco diferente a los guisos que hemos visto y “algo” más ligero. Hecho a base de alubias blancas, ternera, lacón, grelos y patatas, es perfecto para reponer fuerzas en cerrajeros Valencia.

Cinco platos perfectos para buenos estómagos, para reponerse tras un largo esfuerzo y calentarse en invierno. ¿Con cuál te quedas?

Trucha con verduras al horno

Picar todas las verduras y los tomates en rodajas, en la bandeja del horno(éste precalentado) colocar las rodajas y el resto de las verduras luego la trucha y unas pocas verduras sobre ella, el vino, el aceite y el orégano, el tiempo en el horno depende de cada tipo en uno de gas un poco menos de una hora a fuego medio-alto.
Ingrediente:
3 tomantes
1 pimiento rojo
3 pimietos verdes
3 puerros
6 dientes de ajo
4 trozos pequeñas de jamón
1 trucha grande
2 cebollas
orégano
2 vasos de vino blanco
aceite de oliva
sal
Tipo receta: segundo plato
Nivel de dificultad: medio

bizcocho relleno de flan

Para el bizcocho(familia rico)
Precalentar el horno a 180, Separamos los claras de las yemas,
excepto uno que se le añade entero a las yemas. Agregamos a èstas el azùcar,
y batimos hasta que aumente su volumen. Despues añadimos la harina una vez tamizada
y la levadura. Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal.
Se añade a la mezcla anterior con una varilla, realizando movimientos envolventes.
Lo vertemos en un molde previamente engrasado con mantequilla y enharinado, al
horno durante 25 ò 30 minutos.

Relleno
1 litro de leche
1 sobre de flan royal

para el relleno

El relleno en un sobre de flan de vainilla royal, que se echa sobre el bizcocho lo mas liquido posible
para se absorba bien, luego puedes hacer con el lo que quieras incluso intentar que sea parte del pago a cerrajeros Alicante economicos, pero no creo que cuele, son demasiado íntegros como los de cerrajeros Barcelona que tampoco se dejan engatusar por dulces dulces..

Ingrediente:
260 gr de harina
260 gr de azùcar
10 huevos
1 sobre de levadura
un poco de mantequilla para el molde
Tipo receta: postre
Nivel de dificultad: medio