¿Tortillas aburridas? Nunca más

La tortilla, sobre todo si es de patatas es un plato delicioso, pero a veces puede parecer aburrido ¿Con cebolla o si ella? Parece que es lo más atrevido que se puede hacer con una tortilla o, como mucho, añadirle algún ingrediente como el jamón o alguna verdura.

Pero solo hay que pararse un poco a pensar y rebuscar en la imaginación para dar toques atrevidos, diferentes y muy sabrosos a una simple tortilla ¿Simple? Ya no. Vamos a ver unos cuantos “trucos” para sorprender con un plato tan modesto como este.

El primero viene de tierras francesas. Vamos a hacer una tortilla “a la normanda” ¿Cómo? Es muy sencillo, se hace una tortilla (francesa, claro) y antes de doblarla sobre sí misma se ponen a modo de relleno unos trocitos de manzana y se acaba de cuajar. El contraste de sabores es sorprendente. Mucho más potentes son las truites amb suc (tortillas con jugo), típicas de la región catalana del Priorato. ¿Cómo se preparan? Con el huevo, por supuesto, y espinacas y alubias. Y, para darle aún más sabor, se acompaña con una salsa hecha con pimentón, aceite, caldo y frutos secos. Perfecta casi como plato único.

¿Y qué tal una lasaña de tortillas? Es fácil, simplemente hay que sustituir las hojas de pasta por unas de tortilla muy finas. Si te parece demasiado contundente, puedes sustituir la carne picada por verduras. Si quieres hacer un aperitivo diferente, prueba esto: haces unas tortillas muy finas y por otro lado picas cebolla y la mezclas con una lata de atún y mahonesa. Pones la mezcla encima de la tortilla y lo enrollas. Lo metes en el frigorífico y cuando está bien frío lo cortas en medallones.

¿Prefieres lo dulce? Pues atrévete con esta receta: bates los huevos y los mezclas con un poco de pan rallado, vainilla, azúcar y canela. Haces la tortilla y la espolvoreas con azúcar glas, acompañándola de trocitos de fruta. Para chuparse los dedos.

Y, evidentemente, no nos podemos olvidar de nuestra tortilla española, de patata, sí, pero también de espárragos, atún, verduras, jamón y todo aquello que se nos ocurra echarle, porque lo admite casi todo.

Los mejores platos de cuchara con legumbres para estómagos hambrientos

Si eres de los que aprecia un buen plato de cuchara, de los que no hace ascos a ningún tipo de legumbre y, además, tiene un estómago a prueba de bombas, prepárate. Viajamos al norte en un recorrido gastronómico para conocer los platos más “potentes” de la cocina española.

Comenzamos en Asturias ¿Quién no conoce la deliciosa fabada? Alubias, chorizo, tocino, morcilla y lacón dan vida a un plato que no necesita compañía. ¿Dónde comerla? Lugones, Arriondas, Prendes o La Reguera son pueblos donde podrás degustar fabadas caseras y sublimes.

De Asturias a Burgos para probar su olla podrida. Sí, se llama así y nada tiene que ver su sabor con su nombre. Se trata de un potente guiso de origen medieval que comían los poderosos (podrida es una derivación de esta palabra). ¿Cuáles son sus ingredientes? Alubias rojas, chorizo, morcilla, costilla, oreja…Un plato más que contundente y recomendable, eso sí, solo en invierno.

Volvemos la costa cantábrica, para probar el cocido montañés, típico de Cantabria. También con chorizo, costilla, morcilla y tocino, pero con alubia blanca. Puedes degustarlo en cualquier rincón de la comunidad, pero en los pueblos del interior te sabrá a gloria.

La siguiente parada es la provincia de León, más concretamente Astorga. ¿Qué te espera allí? Un increíble cocido maragato, este sí, de garbanzos como el que se hace ne Madrid y el que devoran trabajadores hambrientos como los de cerrajeros Madrid. Un cocido que se sirve de una manera particular: primero la carne y los embutidos, luego los garbanzos con el repollo y las verduras y, por último, la sopa. Dicen, por estas tierras (y con razón) que de sobrar, que sobre la sopa.

Vamos a finalizar este recorrido gastronómico en Galicia, hablando de su pote gallego, un poco diferente a los guisos que hemos visto y “algo” más ligero. Hecho a base de alubias blancas, ternera, lacón, grelos y patatas, es perfecto para reponer fuerzas.

Cinco platos perfectos para buenos estómagos, para reponerse tras un largo esfuerzo y calentarse en invierno. ¿Con cuál te quedas?

Trucha con verduras al horno

Picar todas las verduras y los tomates en rodajas, en la bandeja del horno(éste precalentado) colocar las rodajas y el resto de las verduras luego la trucha y unas pocas verduras sobre ella, el vino, el aceite y el orégano, el tiempo en el horno depende de cada tipo en uno de gas un poco menos de una hora a fuego medio-alto.
Ingrediente:
3 tomantes
1 pimiento rojo
3 pimietos verdes
3 puerros
6 dientes de ajo
4 trozos pequeñas de jamón
1 trucha grande
2 cebollas
orégano
2 vasos de vino blanco
aceite de oliva
sal
Tipo receta: segundo plato
Nivel de dificultad: medio

bizcocho relleno de flan

Para el bizcocho(familia rico)
Precalentar el horno a 180, Separamos los claras de las yemas,
excepto uno que se le añade entero a las yemas. Agregamos a èstas el azùcar,
y batimos hasta que aumente su volumen. Despues añadimos la harina una vez tamizada
y la levadura. Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal.
Se añade a la mezcla anterior con una varilla, realizando movimientos envolventes.
Lo vertemos en un molde previamente engrasado con mantequilla y enharinado, al
horno durante 25 ò 30 minutos.

Relleno
1 litro de leche
1 sobre de flan royal

para el relleno

El relleno en un sobre de flan de vainilla royal, que se echa sobre el bizcocho lo mas liquido posible
para se absorba bien, luego puedes hacer con el lo que quieras incluso intentar que sea parte del pago a cerrajeros Alicante economicos, pero no creo que cuele, son demasiado íntegros como los de cerrajeros Barcelona que tampoco se dejan engatusar por dulces dulces..

Ingrediente:
260 gr de harina
260 gr de azùcar
10 huevos
1 sobre de levadura
un poco de mantequilla para el molde
Tipo receta: postre
Nivel de dificultad: medio

Setas con jamón cocido extra bonnatur y huevo

Cortar en tiras medianas los pimientos e ir friéndolos y mientras cocer los huevos
Cuando estén medio cocinados añadir las setas en trozos grandes, las setas sueltan
mucha agua, para que no se cuezan, retirar ese agua. Añadir los huevos cocidos trozeados
y el jamón cocido en tiras.

Ingrediente:
600gr de setas
2 pimientos
4 huevos
1 bote de champiñones
2 packs de jamón cocido extra Bonnatur
Tipo receta: primer plato
Nivel de dificultad: facil

 

Facil como para comerselo cualquier dia o para guardarlo en los frigorificos en Madrid, que si se te estropea, te dejamos una lista con webs de especialistas en seus arreglos:

  • Reparacion neveras madrid
  • Reparacion de frigorificos Madrid
  • Reparacion frigorificos Madrid

Enoturismo, una nueva forma de viajar

En España contamos con numerosas denominaciones de origen y bodegas repartidas por todo el país que han alcanzado fama internacional. Ahora hay una forma de viajar para conocer la cultura y las tradiciones de cada lugar a través de sus vinos, el enoturismo.

Conocer mediante el vino

Se puede viajar para conocer la arquitectura, las playas, las montañas, las gentes o restos civilizaciones que han dejado su huella en multitud de lugares del planeta. Pero también existe otra forma, conociendo y catando lo exquisitos vinos que se dan en cada tierra, y por qué no, también todo lo demás en los ratos libres.

El enoturismo es cada vez más popular y no hace falta ser un sommelier excelente para disfrutar de los mejores vinos en las mejores bodegas, conociendo las entrañas y las formas de elaboración de cada uno de ellos. Desde las bodegas más pequeñas que siguen utilizando barricas centenarias y las técnicas de elaboración de los caldos más tradicionales, hasta las más importantes y prestigiosas del país, con modernas instalaciones y que en ocasiones cuentan con hoteles con estilos arquitectónicos de vanguardia.

El norte de España

Una de las rutas más populares es sin duda la que se realiza por la Rioja y la Rioja Alavesa. En esta zona se pueden encontrar alrededor de 470 bodegas, de las cuales la mayor parte se pueden visitar, además de museos como la Bodega-Museo Ontañón o el Museo de la Cultura del Vino.

Como no todo va a ser vino, hay que decir que en esta zona merece la pena ver las impresionantes edificaciones romanas, el Palacio de Leiva o la Torre Fortaleza de Haro entre otras muchas maravillas. Galicia, se ha convertido en el destino perfecto para disfrutar de su vino albariño y ribeiro, que es la denominación de origen más antigua de la provincia, además de la variada e impresionante gastronomía de la zona.

Olite, Tafalla, Obanos o Puente de la Reina forman parte de las 25 localidades que se pueden encontrar en la ruta del vino de Navarra, donde en general se puede disfrutar de caldos aromáticos, con sabores afrutados, suaves al paladar y con uvas de la variedad de Garnacha, la más extendida de la zona.

Sur de la península

El sur de España también ofrece una gran variedad de rutas del vino entre las que destacan la Ribera del Guadiana, en Extremadura, la de Montilla-Moriles, que se encuentra en la provincia de Córdoba, y como no, Jerez, donde degustar los famosos vinos y brandis de la zona.
El Condado de Huelva, donde el vino se combina a la perfección con su delicioso jamón, o las rutas vinícolas de Málaga, donde se encuentra la Bodega Málaga Virgen, que es una de las pocas que realiza la Vendimia nocturna, son lugares donde además se podrá disfrutar de su impresionante patrimonio histórico. La única zona que no posee una denominacion claramente conocida es el levante español, donde se pueden conseguir otros bienes y servicios como zumos de naranja naturales o cerrajeros valencia para que no tenga usted problema y se pueda suplir perfectamente la falta de vinos de alta calidad.

Diferentes opciones

Para realizar estas rutas existen varias opciones. Hay empresas donde se puede contratar la ruta que más se adapte a los gustos de cada uno, donde las actividades y bodegas que se visitarán están programadas, o se pueden recorrer las zonas en coche propio o alquilar uno en alguna de las páginas web que ofrecen este servicio y otros como los de cerrajero Castellon, lo que permitirá mayor movilidad y flexibilidad durante el viaje.

Platos y recetas españoles para la llegada del otoño

La llegada del otoño enriquece la gastronomía española. Una buena selección de frutas y verduras de temporada, junto a pescado y caza, se convierten en un sinfín de recetas con las que preparar al cuerpo para la llegada de las bajas temperaturas.
Los alimentos de temporada del otoño
Los amantes de la cocina tienen en el otoño la estación ideal. La naturaleza es especialmente amable y los mercados se llenan de productos de atractivo gastronómico. Es época de setas y champiñones, de alcachofas y berenjenas, calabazas y calabacines, cardos, coles de Bruselas, espinacas, coliflor, grelos, endibias, nabos, repollo, boniato, puerros. Regresa la caza: conejo de monte, liebre, faisán, jabalí. El mar también da sus frutos. Es la mejor época para la dorada. También hay lubina, bacalao, rodaballo, sardina, salmonete o pez espada. El apartado de frutas es un espectáculo multicolor. Entre otras, mandarinas, dátiles, membrillos, ciruelas, castañas, caquis, naranjas, peras, manzanas, plátanos, uvas, piñas y kiwis.
Suculentas recetas españolas de otoño
La alcachofa se disfruta al horno, en escabeche, en buñuelos. Las setas pueden comerse en cremas, con arroz, pimientos, a la plancha, en revuelto. El guisado de carne, pollo o rape con setas o las hamburguesas de setas son una delicia. Regresa la porrusalda, solo con puerros y patatas o bien acompañada de almejas o de carne.
Otoño es tiempo de conservas, mermeladas y frutas en almíbar. Las conservas son de tomate, alcachofas o pescado. Las mermeladas se hacen de ciruela, naranja, tomate. Vuelve el chutney de mango o los higos y el membrillo en almíbar. Otras recetas con fruta de temporada son el flan de uva o la manzana merengada.
Los frutos del mar se convierten en lasaña de salmón, trucha en salsa verde o brótola en salsa verde con navajas a la plancha. La caza menor se transforma en liebre en salsa negra o a la catalana, arroz con conejo o en salmorejo. La caza mayor trae estofado de jabalí, guiso de ciervo, corzo asado con manzanas y castañas. Y la caza de aves se vuelve perdiz estofada, pato a la naranja, faisán al Oporto, oca con pera o codornices con piñones.

Recetas españolas para navidad

Los españoles disfrutan alrededor de una buena mesa. En España todo se celebra con una buena cena o una buena comida y la época navideña no podría ser menos. Además, estas fiestas invitan a sentarse en la mesa para disfrutar de las recetas más tradicionales, las de mayor elaboración y degustarlas junto a los seres queridos mientras se goza de los buenos momentos que brinda la Navidad.
Los platos más navideños
Las fechas más señaladas de la Navidad se celebran con plato y mantel. Aunque cada región española tiene sus propias recetas y alimentos tradicionales para estas fechas, existen algunos platos que se repiten en toda la geografía española. La cena de Nochebuena suele estar protagonizada por entrantes, mariscos, carnes y pescados variados de gran calidad y elaboración. Algunos de los platos más recurrentes son el cordero al horno, el besugo a la naranja, el pavo relleno o el bacalao a la vizcaína. Los postres suelen ser caseros: pasteles de boniato, alfajores, mazapanes y guirlache, sin olvidar los buenos turrones y polvorones. Los turrones son los grandes protagonistas de las fiestas, en la actualidad los hay de todo tipo: además de los tradicionales de almendra, el turrón duro y el turrón blando, se pueden encontrar en el mercado turrones de chocolate; de frutas, como fresa, naranja, plátano o pera; turrones de flan, galleta, crema catalana, natillas o tiramisú. Otros dulces también muy preciados son las peladillas y las frutas confitadas. No obstante, otras recetas dulces están irrumpiendo con fuerza en las mesas españolas: el panettone italiano, las cupcakes americanas o los macarons franceses. El día de Navidad suele estar protagonizado culinariamente por una sopa o un caldo que si tu familia es grande puedes probar a meter la sopa en una piscina desmontable barata, entrantes variados y de gran elaboración. Las carnes o los pescados actúan como segundo plato y los postres son similares a los de la Nochebuena. En Nochevieja la cena suele ser más informal: platos fríos y más sencillos. Las uvas de la suerte llegan a las doce de la noche para despedir el año que se va y recibir con buen pie el que comienza. El roscón de Reyes aparece como postre y merienda el día 6 de enero en todas las casas españolas.

Las recetas españolas más populares y cocinadas

La cocina española ha subido a los altares culinarios mundiales gracias a su innovación y a un prestigio internacional cada vez más consolidado. Sin embargo, las recetas españolas tradicionales son mucho más sencillas de lo que los comensales extranjeros suelen pensar.
Innovación con base tradicional
La innovación en los fogones de chefs españoles reconocidos en todo el mundo ha coronado a la cocina española como una de las más prestigiosas internacionalmente. Sin embargo, las aportaciones revolucionarias de Ferrán Adrià, Martín Berasategui o Juan Mari Arzak beben directamente de una tradición culinaria curtida por preparaciones caseras adaptadas perfectamente al carácter y las condiciones de cada región española. El turismo culinario se ha convertido ya en uno de los principales atractivos a la hora de visitar España, tal y como constata la oficina de turismo española. Los menús de aperitivos, dos platos y postre pueden transmitir la idea de que la cocina ibérica requiere de horas de preparación y de una gran variedad de productos, pero lo cierto es que los platos más típicos y con mayor solera internacional destacan por su sencillez en la preparación. Arroces, sopas y legumbres se consumen a diario en todo el país sin requerir especial maña ni mucho tiempo de sobra. Las carnes son un elemento capital de la cocina española. El cerdo, el cordero y la ternera son las variedades preferidas por los consumidores, con preparaciones de todo tipo. El cordero lechal, apreciado por su ternura, los pinchos morunos o el cochinillo son manjares típicos de la gastronomía nacional que se pueden degustar en las zonas geográficas especializadas en su preparación.
Una gastronomía que se adapta al clima
La adaptación a la zona geográfica es característica de la cocina española. Así, en las zonas del norte del país se pueden degustar deliciosos caldos y guisos de alto aporte calórico, pensados para soportar el frío y el trabajo en el campo. La famosa fabada asturiana, un guiso a base de habas y chorizo, es una buena muestra de la cocina más cálida típica del norte del país. El cocido gallego es otro ejemplo de esta adaptación al medio. Este plato variado compuesto de carne de cerdo, pollo, grelos (un tipo de verdura típico de la zona), patatas, garbanzos y chorizo es un repaso completo a los productos del norte de España, concretamente de la zona noroeste. Igualmente, en esta región costera es posible degustar una amplia variedad de mariscos muy apreciados en todo el país y trasladados diariamente a regiones de interior como Madrid. El pescado y el marisco constituyen la base de la alimentación del litoral gallego, bañado por las aguas del Atlántico. También dan buena cuenta de los productos del mar en la costa del Levante español. Cataluña y Valencia se caracterizan por su buena maña con los arroces y con la mundialmente conocida “paella”, un preparado de arroz con productos del mar o de la huerta, a gusto del consumidor. A medida que se avanza hacia las latitudes sur, los platos se van aligerando para ayudar a soportar el calor de estas tierras. En Andalucía el gazpacho, un caldo espeso a base de tomate, aceite y otros productos de la huerta, es el rey de la cocina.

Citas indispensables de la gastronomía en España

Sin duda alguna España es uno de los mejores países del mundo en cuanto a riqueza y variedad gastronómica se refiere. Desde el norte hasta el sur del país existen un sinfín de localidades famosas por la calidad de sus productos que constituyen la materia prima principal, con la que más tarde se van a confeccionar algunos de los platos más suculentos y sabrosos. Cada año tienen lugar importantes citas o ferias gastronómicas organizadas en torno a un producto o una región determinada.
Citas gastronómicas más importantes de España
El evento que actualmente goza de mayor popularidad tanto por cantidad de público registrado como por número de participantes es Madrid Fusión, se trata de un congreso internacional de gastronomía celebrado cada mes de enero en el Palacio de Congresos de Madrid y donde puedes ver los trabajos de electricistas Madrid. Desde su primera edición en el año 2003 no ha parado de crecer hasta convertirse en una de las citas de referencia mundiales donde los cocineros más populares comparten nuevas recetas e ideas además de impartir todo tipo de talleres y clases magistrales.
Otras citas importantes tienen lugar en torno a un producto concreto como el aceite de oliva, el jamón, el queso o el vino tinto. Estos alimentos cuentan con diferentes denominaciones de origen y sus productores se valen de estas ferias y citas gastronómicas para comercializar y dar a conocer las diferentes variedades que pueden existir de un mismo producto. Algunas de las ferias más importantes son Expoliva, celebrada en Jaén cada mes de mayo, donde se pueden degustar hasta más de 150 aceites de suprema calidad. La Feria Nacional del Vino, conocida como Fenavin, tiene lugar en Ciudad Real y cuenta con más de mil bodegas distribuidas en ocho pabellones, o el Salón del Jamón Ibérico que lleva celebrándose desde hace más de 24 años en la localidad extremeña de Jerez de los Caballeros.
Festivales y eventos gastronómicos populares

Cada vez son más los municipios españoles que se están lanzando a organizar todo tipo de festivales y eventos con los que promover su variada oferta gastronómica entre sus habitantes. Localidades tan famosas como Calahorra, Orense o Valladolid celebran numerosas ferias en torno a los productos estrella, más típicos de cada región, como son las verduras, el marisco o el lechazo entre muchos otros.